El buen diseño

Irene 14 sep 2010 Todo 1 comentario

“Te voy a llamar para embellecer un sitio web” me decía un cliente en un pasillo, sin darme oportunidad para retrucar.

Ese tipo de afirmaciones requieren una explicación de cuál es nuestro trabajo. No sirve de mucho llamar a un diseñador gráfico/web cuando la estrategia de comunicación ya está definida, porque ese es su trabajo. Y abarca la estructura y la forma, no es sólo una tarea de pintura final.

Lucas Mourelle, un colega también desvelado por este tema escribe un post en el que suscribe algunos puntos del diseñador industrial Dieter Rams que ayudan a definir nuestra tarea:

  • El buen diseño es innovador.
  • El buen diseño hace útil al producto.
  • El buen diseño es estético (La calidad estética de un producto es parte integral de su utilidad ya que los productos que utilizamos diariamente afectan a nuestra persona y nuestro bienestar; pero sólo los objetos bien ejecutados pueden ser hermosos. fuente )
  • El buen diseño hace comprensible al producto.
  • El buen diseño es honesto.
  • El buen diseño es no-intrusivo.
  • El buen diseño es duradero.
  • El buen diseño se prolonga hasta el último detalle.
  • El buen diseño está comprometido con el medio ambiente.
  • Buen diseño significa tan poco diseño como sea posible.

Pueden leeer también el post completos de Lucas.

Actualización: aclaré la autoría de los ítems, que pertenecen al diseñador industrial Dieter Rams.

Compartir

Comentarios

  1. Lucas Mourelle

    Muchas gracias por tu post, Irene!

    Muy cierto lo que decís: es un tema que nos desvela. En principio, creo que es interesante pensar las dos cosas: el diseño como un asunto funcional (no estético), y luego el diseño como cuestión estética (pero con toda la profundidad que el concepto de estética acarrea).

    Casi diría que es necesario hacerlo en ese orden, en la carrera de formación de un diseñador. Siento que en los primeros años de formación es necesario desandar la visión “común” que tiene la gente de lo que se trata el trabajo de diseño; quitarle “lo artístico”.
    Una vez generada esa estructura mental en el estudiante, conviene dedicarse a romper las estructuras y permitirle una comprensión más amplia de la idea del diseñador en tanto operador cultural, y las relaciones entre el acto de diseño y su posible devenir estético.

    Al margen de que uno es eternamente estudiante, y todo el tiempo dialogan estas dos posiciones, pienso que es enriquecedor plantearlo en esos términos, y en ese orden, en la carrera formal universitaria/terciaria.

Agregar nuevo comentario

Comentario
(Puede usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> )