A brillar

Irene 23 Abr 2003 3 comentarios

No siempre estamos a la altura de nosotros mismos o de lo que pretendemos ser. Incluso sin ser muy exigentes, entre las altas y bajas, las bajas sobresalen, al menos a nuestra mirada.
Cuando escribís un post malo, es cuestión de postear y postear, para que se olvide ese desgraciado instante, lo cual podría funcionar como analogía de otras situaciones en las que hacemos buena letra para dejar en el olvido ese moco que nos mandamos en un momento de debilidad.

Etiquetas:

3 comentarios

  • lucas says:

    Ese es un mal bastante común. Sin embargo, creo que no hay posts malos. Cuando alguien escribe algo y lo publica, es porque mínimamente cumple con los requisitos (auto-impuestos, claro).

    Lo que sí sucede es que basta con que pasen unos minutos de publicado para que empecemos a pensar que es malo o que en realidad no valía la pena.

    En esos casos yo opto por dejarlo.

  • irene says:

    Ah, si. Una vez que lo publiqué no lo borro, porque pienso que por algo lo publiqué. Si me siento dividida, también tengo que respetar esa parte de mi que quiso hablar.
    Trato de ser coherente conmigo misma.

  • lucas says:

    Yo tengo mil posts que digo: “nooo, ¿qué hice?”, pero bueno, hay que aprender a bancársela. También eso te ayuda a pensar más de una vez antes de postear algo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *