A punto

Campaña El trabajo en blancoD-lab hace una interesante crítica sobre el logo de la campaña “El trabajo, en blanco”.

Lo cierto es que la campaña pública se basa en una marca confusa, a mitad de camino entre un huevo y un ojo caricaturizado. Un eslógan o frase fuerza concreto: “El trabajo, en blanco”, echando mano a la expresión por todos comprendida. Claro que la marca contradice a su eslógan… ya que queda espacio para el trabajo “en negro” dentro de la mismo signo que pretende negarlo o suprimirlo.

Yo supongo que parte de la idea tuvo que ver con los gráficos de torta, pero no me parece muy feliz haberlo llevado adelante, entre otras cosas porque deja al trabajador en negro como un número, que es uno de los defectos de estos análisis. Para poder comprender la totalidad de una situación se la deshumaniza y se la convierte en dato.

En esta marca además hay cierta presencia del pac-man que se come los puntos, la cual no es una connotación muy positiva, y también me remite al pez grande que se come al chico.

Una de las tareas más difíciles al diseñar es detectar estos significantes ocultos. Recuerdo un logo que presenté hace mucho tiempo en un concurso que tenía forma (¡y color!) de huevo frito lo cual obviamente no supe ver a la hora de presentarlo.

Creo que a veces la clave es dejarlo descansar un día sin mirarlo, para poder tomar distancia y así darle tiempo al ojo para que lo piense dos veces.

7 comentarios

  • Leunamme says:

    Vos decis que pensaron ese logo?, porque para mi agarraron el Paintbrush y lo sacaron asi nomas, aparte ¿que nececidad de hacerlo en perspectiva, extruirlo? No se, para mi es horrible.

  • Oscar says:

    Felicitaciones Irene. Muy buen análisis. Esta es la clase de posts (sobre diseño) por los que vale la pena pegarse una vuelta por tu blog. Saludos.

  • javier says:

    Es cierto, tambien ese es un minusioso analisis de escritorio. Desde el punto de vista del receptor es un poco mas confuso acompañado por la carencia estetica y falta de leguibilidad. Veo este error muy frecuente y creo que ello ocurre porque diseñamos pesnando en hacer algo diferente o atractivo y no en comunicar.

  • Digamos, también, que los circuitos de toma de decisión dentro de los organismos gubernamentales casi siempre operan contra el valor comunicacional.

    Es decir, no siempre decide una sola cabeza; y no siempre esa cabeza tiene todos los elementos para tomar la decisión. Por lo general hay instancias “intermediarias” que no hacen otra cosa que aportar ruido a la comunicación pero… son insalvables dentro de una estructura y ocurre lo que ocurre con el resultado final.

    No sé cómo fue el caso de esta pieza, aclaro. Solamente quería aportar otro punto de vista.

  • javier says:

    a mi me parece que más allá de toda la cháchara que se pueda decir, cumple su función comunicacional. Está dirigido a un público que no va a andar con tantas vueltas ni a hilar tan profundo. Tiene la lógica publicitaria, no profundiza, se queda en la primer capa, y funciona para quienes tiene que funcionar. Sino preguntale a cualquiera que no sea de tu ambiente y comprobá qué dice. En gral. entienden lo del Pac-man y no lo ven mal, sino muy bien, el trabajo en blanco se come al negro. Lo demás es puro bla, bla, aunque sea un bla, bla acertado.

  • gabriel says:

    buena la critica…..estoy de acuerdo con federico….
    y no sera que ese porcentaje en negro representa a los docentes que cobran el 90% de su sueldo en negro que dicho sea de paso lo paga el gobierno?

  • Pablo says:

    Lo que sucede es que en economía siempre se considera una porción irreversible. Siempre abra trabajo en negro, implica, trabajo infantil, trabajo infrahumano, trabajo desleal, etc. etc.

    ¿Será por falta de educación tributaria?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *