Apartes

Irene 11 May 2003 13 comentarios

Hace mucho tiempo soy donante de órganos y una día me pregunté ¿Por qué una persona que no quiere donar sus órganos puede ser receptora de los míos?
¿Es justo que alguien que por un motivo, ya sea religioso o sólo por egoísmo, reciba los beneficios de una generosidad a la que no hace honor?
Creo en la solidaridad, y pienso que no todos damos lo mismo, vivos o muertos. Pero también me gustaría que las personas que piensan que después de la muerte necesitan como ticket estar enteritos para llegar a donde sea, sean coherentes y no le saquen el ticket a los demás, porque eso no es muy solidario de su parte ¿o sí?

Etiquetas:

13 comentarios

  • Doug says:

    Estoy de acuerdo. No hay muchas razones de no ser donante. Sin embargo, los que se ponen en contra de la donación por razones religiosas generalmente no aceptan órganos tampoco. Pero los que son egoistas no más…bueno, tal vez se puede hacer una ley excluyendoles de ser receptores? Sería un tema interesante.

  • irene says:

    Como decía creo que no todos dan lo mismo, vivos o muertos. No no soy una heroína tampoco, supongo que hay tantas cosas que podrían decir que yo no hago, y no quisiera que existiera una ley con un espíritu como ese. Pero al menos sería interesante que lo pensaran quienes no se tomaron la molestia de decidir qué hacer al respecto.

  • Nacho says:

    Posiblemente cuando sepa que se ha salvado gracias a tus órganos cambiará de opinión –la persona y los que la rodean.

    Ocurre con la donación de sangre o médula y similares

    De todos modos donar órganos (como sangre y demás) debe ser un acto desinteresado, no un “intercambio de cromos” ni un “dono si donas” ni pensando que “si dono me donarán”

    Ahora, hay de decir que eso de “soy donante de órganos” suena raro cuanto menos… 😉

  • ricochet says:

    Vaya, vivimos en un mundo donde en realidad todo el mundo paga a todo el mundo de una forma diferente. Yo hago software gratuito; es un forma de pagar al mundo; estoy pagando todos los meses a dos Organizaciones No Gubernamentales (Oxfam y WWF) y de vez en cuando a Caritas además de aportar una cantidad a la fundación contra el cancer; y es otra parte de pagar al mundo; cuando un niño desconocido se cae al suelo al lado mio le ayudo a levantarse, cuando alguien me pregunta porque esta perdido le intento ayudar…

    ¿Y tu quien narices te crees que eres para juzgar si yo debería recibir un organo o no debería si no dono alguno mio?

    En fin, me parece que eres avariciosa y egoista, porque haces apología del capitalismo radical con las vidas humanas que son más importantes que las ideas.

  • irene says:

    Se ve que no entendiste muy bien lo que dije, pero está bien. Tal vez sea egoísta. Pero el planteo que hago no es para decir “yo dono órganos, vos no, andá a cagar”.
    Como decía antes, creo que cada uno da de distintas maneras. Y yo no soy quien para juzgarlas.
    Pero cuando veo que hay gente que muere por esto me pone mal. Aunque también hay gente que muere de hambre y yo no sé qué hacer al respecto.

  • ricochet says:

    Bueno, si no lo entendí bién te pido disculpas. Pero si la gente estuviese obligada a donar organos, sería como en Asia, que se trafica con ellos.

    Esperemos que dentro de poco con las celulas madre se pueda paliar ese problema. En cuanto a la gente que se muere de hambre, pues puedes ayudar a una ONG por ejemplo, dando dinero o ayudando en lo que sepas hacer. Sin embargo esto es evidente que no paliará el hambre en el mundo. Este poder solo lo tienen los políticos que deberían con la riqueza de un pais, y una vez bien administrada en este, dar un 0,7% al tercer mundo para proveerle de las necesidades básicas para su desarollo sostenible.

  • Jabby says:

    Me he enterado de tu post vía hiperespacio.com, y se me ha puesto el vello de punta. No me gusta hacer este tipo de comentarios, pero a veces es inevitable.

    Siempre ha habido clases, y me temo que representas a una de las más miserables de este planeta.

    Tu, con tu donación pareces una buena persona, alguien que hace algo por los demás, que “se toma una molestia” por los demás desinteresadamente. Aunque la verdad, no sé hasta qué punto, porque eso no te supondrá ninguna molestia, al fin y al cabo cuando tengas que hacerlo ya estarás muerta.

    No importa. Hasta ahí ibas bien, pero como siempre, por la boca muere el pez. Te gustaría que existiese una red de intercambio. Que sólo aquellos que hacen lo mismo que tú, puedan recibir tus organos.

    En cierto modo, estás pretendiendo juzgar quien debe vivir o morir. Qué fuerte, ¿no?

    No dudo que tu despoblada mente sea incapaz de hallar una respuesta a tu estúpida cuestión, pero es que esto va más allá.

    Si te haces esa cuestión, no pretendes dar, sino intercambiar. Eso queda muy bonito especialmente cuando se trata de la VIDA de una persona.

    Hay MUCHAS mas razones de las que crees para que una persona no done sus órganos. Entre las más importantes, se encuentra un miedo terrible, una fobia a ser descuartizado, a que eso que siempre hemos conocido como nuestro cuerpo, una unidad que si la divides deja de ser lo que era, acabe en pedazos, ya estés vivo o muerto.

    Cierto que como todas las fobias, es ilógica y hasta cierto punto infundada. Pero ahí está. Y si sabes algo sobre fobias, también sabrás que es realmente difícil superarlas. Que una persona que tenga esos temores se resista a donar sus órganos es totalmente comprensible.

    Felicidades por no tener esa fobia.

    Pero tu actitud me parece miserable. Si eres donante, bien hecho, pero mejor te lo calles y no vayas alardeando por ahí. Cuando se hace el bien porque sí, uno no va pregonando lo que ha hecho, sino al revés, se calla y pasa desapercibido.

    Si a eso le añades que tu sólo quieres hacer el bien a quien lo haga DE LA MISMA FORMA QUE TÚ, ya el tema no es que resulte miserable, sino mucho peor.

    En fin: pide también que la persona que reciba un organo tuyo lleve de por vida una vistosa pegatina tipo “Powered by Irene”, para mayor gloria tuya. Porque a tí, lo que te pone no es donar, sino decir a los demás que eres donante, y que quien no sea como tu, habría que cuestionarle si se merece una segunda oportunidad de vivir.

    Por incomprensible que te parezca, Irene, hay personas en este mundo que hacen cosas buenas, muy buenas, pero nadie ha oído hablar jamás de ellos.

    No todos somos narcisistas.
    No todos nos creemos dioses.
    No todos tenemos tan mal concepto de nosotros mismos como para tener que ir predicando nuestras (supuestamente) buenas acciones y así los demás nos den el reconocimiento y la autoestima que nos falta.

  • irene says:

    Jabby: No dejaste tu mail, con lo cual no me das mucha chance de responderte.
    Alguna otra persona ya malinterpretó lo que dije, y creo haber hecho las aclaraciones del caso, por lo cual me doy cuenta que no comunico con lo que escribo lo que realmente pienso. O sea que me voy a tomar con seriedad tus críticas, porque no me gusta ser malinterpretada. Evidentemente tengo mucho que aprender para hacerme entender claramente.

    Espero que esta vez se entienda mejor.

    “Te gustaría que existiese una red de intercambio. Que sólo aquellos que hacen lo mismo que tú, puedan recibir tus organos.”
    No, de ninguna manera. Cuando dije que era donante no era para decir “qué buena que soy”, sino para que quede claro que no me interesa juzgar a quien recibe los míos. Para decirlo claramente, creo que hasta un Hitler puede recibir mis órganos y está muy bien que sea así. Como no creo que exista una existencia más allá de esta, creo que la vida es el valor máximo.

    “Hay MUCHAS mas razones de las que crees para que una persona no done sus órganos.”
    Si, es verdad y así como respeto a quien es creyente, respeto que alguien tome una decisión distinta de la mía. Pero creo que hay personas que son un tanto hipócritas en su fe, y no buscan el bien de los otros. Pero aún así creo que son merecedoras de una oportunidad, como lo es cualquier otra persona.

    Lo que quería plantear era que hay que pensar en donar como un acto de dar vida. Y que quienes piensen que se le quita una posibilidad, por ejemplo, de llegar al cielo, se pongan a pensar si aceptarían una donación. Y esto no lo digo para que dejen de aceptar donaciones y muera gente, sino para que lo piensen, se pongan en el lugar de quien sufre y tal vez así se den cuenta de lo que quiere decir donar el cuerpo.
    Donar es dar vida.

    Yo no soy una persona ejemplar ni mucho menos, pero tampoco creo que me merezca lo que me decís. Si algo no te quedó claro, comentámelo y lo conversamos.

  • Jabby says:

    Disculpa la dureza de mi comentario, pero es que realmente me cabreaste.

    Se agradece la explicación. Esto es otra cosa 😉

  • irene says:

    No sabés cómo me alegra que me hayas entendido.
    Por suerte me dejaste un comentario y me diste la posibilidad de explicarme. Y gracias, porque además volviste a leer la respuesta con la mente abierta.
    Cuando escribo (y hablo), por suerte no cuando diseño, suelo pensar de antemano que el otro me entiende. Y es un gravísimo error.
    Igualmente siempre es difícil encontrar el punto medio entre explicar todo y hablar como si el otro estuviera en el tema. Siempre pienso que los demás ya pensaron alguna vez en lo que digo. Y realmente no es así.

  • Soy donante de sangre, he dado médula ósea, soy donante de órganos, etc.
    Puedo afirmarte que quienes pagan como los cuervos abundan.
    Cada uno es como es.

  • LISSA says:

    soy menor de edad pero quisiera q me informaran si yo peresiere si puedo donar todo lo q tengo por q haci quiero q sea tengo 15 aun y si se puede como se hace se lo agradesere un monton de corazon les amo un monton a todos( se q esto no tiene q ver con el tema pero igual diganme por fis quiero q al partir del mundo otro ser pueda vivir con parte de mi. cuidensen mi gente bella mu@@@@@

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *