De vuelta de vacaciones

Irene 8 Feb 2010 3 comentarios

De vuelta de vacaciones, ¡cómo cuesta arrancar!

[singlepic id=219 w=320 h= float=]

Les cuento que anduve por Mar de las Pampas, ya habrán leído algún que otro twitt, y tengo que destacar del lugar lo tranquilo que es. Es muy chiquitito, casi todas las construcciones están en armonía con el paisaje -hechas de piedra y madera- y lleno de hermosos árboles. Se nota que va a seguir creciendo pero espero que no pierda ese espíritu.

Comer no es muy barato; pero hay algunos lugares en que se come muy bien y se pueden recomendar.

La Bernardina es un restaurant bastante grande que tiene bastante variedad de platos y muy ricos.

[singlepic id=212 w=250 h= float=]

La Pierrade sirve variedad de platos, pero su fuerte es obviamente la pierrade, una especialidad francesa en la que el comensal cocina vegetales y carne en una superficie de piedra que se calienta eléctricamente. Es divertido y rico.

[singlepic id=206 w=250 h= float=left]

Aike Malem, mi favorito, tanto por sus pierogi (ej: Babushka, pastas rellenas de hongos secos con salsa de cebolla y crema), como por sus Pankas (sánguches de un pan maravilloso e ingredientes especiales). De ahi me lleve un licor muy rico.

[singlepic id=218 w= h= float=]

Ona también un lugar para recomendar, pero lo que más  me gustó fue el sentido del humor en el menú.

Además de comer, comer y comer, leí algunos libros muy buenos:

[thumb id=220]

Boquitas pintadas, de Manuel Puig, el mismo autor de El beso de la mujer araña. Un relato en forma de novela radial, muy entretenido.

[thumb id=221]

Además ahora encontré una breve historieta basada en el libro, de El tomi.

[thumb id=222]

Después leí El viaje a la felicidad de Eduardo Punset, una visión diferente sobre la felicidad humana. Muy interesante. Y a los que lo concen, Eduardo Punset tiene blog.

[thumb id=223]

Y por último Nosotras que nos queremos tanto de la escritora chilena, Marcela Serrano. Historias fascinantes de mujeres.

[singlepic id=216 w=250 h= float=right] [singlepic id=224 w=250 h= float=right]

También fui a la Estancia El Carmen, un camping con cabañas genial para ir en familia, donde hay actividades para chicos y grandes a toda hora. Originalmente era la casa de playa de Federico Leloir, que además de inventar la salsa golf, se ganó un nobel de química.

En este lugar hay un grupo de animadores que me dejaron sorprendida, tanto por el excelente manejo con los chicos, como por las actuaciones en el día del acampante. ¡Hubiera pagado entrada para verlos, sin duda!

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *