El valor justo

Irene 14 Jul 2005 2 comentarios
“Los comitentes no deben poner excesiva presión en el precio y los costos, porque siempre habrá alguien -diseñador o contratista- que tomará el trabajo a cualquier precio para sobrevivir. Cuando un propietario pone demasiada presión en los costos o acepta ofertas con precios demasiado bajos, toma directa responsabilidad en los problemas que inevitablemente aparecerán.”

Esta afirmación no la hace ningún diseñador gráfico, sino el presidente de la Federación Internacional del Hormigón.
Pero sin duda sucede lo mismo en nuestra profesión y más en nuestro país, donde nunca salimos del estado de crisis.
Cuando el objetivo es obtener un precio bajo, la calidad queda en el camino y con ella incluso, el proyecto completo.
Aunque es improbable que podamos interferir en el criterio de selección de un diseñador, muchas veces recomendamos proveedores o nos piden ayuda para elegir entre varias propuestas y entonces podemos recomendar el sistema francés que Luis Grossman (arquitecto) propone como una solución posible:

En efecto, abiertas las ofertas, se practica la semisuma de la más alta y la más baja y gana la que más se acerca al resultado. Por ejemplo, si la más alta es 1200 y la menor es 800, ganará el que más se acerque a 1000 (número que resulta de dividir por dos la suma de 1200 más 800). De este modo se evitan los riesgos del precio muy bajo, que puede dejar inconclusa la obra o acarrear una serie de gastos adicionales. Lo cierto es que pocas veces pude convencer a un cliente de aplicar este sistema.

Y entonces, ¿a quién vamos a acusar? (con registración)

Aunque quizá no nos veamos beneficiados directamente, es una manera de proponer a la sociedad y al mercado nuevas maneras de pensar en el valor del trabajo.

Etiquetas: ,

2 comentarios

  • Fede says:

    Y fijate qué curioso cuando desde el propio Estado Argentino se promueve este criterio de compra/contratación. Sabrás que la mayoría de las cosas que se compran o de los servicios que se contratan… se hacen por concurso de precios (gana el más barato). Y es bastante complicado introducir cláusulas para evaluar calidad, por ejemplo en la contratación de imprentas… a lo sumo se pueden pedir muestras (de papel, de tintas, de impresos, de encuadernación) y descalificar a los que no cumplen con determinados estándares, que puedan demostrarse objetivamente, claro.

  • Eugetta says:

    Hola! Sólo quería, en esta página que reune diseñadores y gente afín, recibir algún consejo, porque estoy considerando anotarme en Diseño Industrial en la UBA…Me gustaría que me recomienden cátedras, que me den opiniones sobre materias, etc…gracias!!
    Mi mail es losfoguel@infovia.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *