Espacio lúdico

Irene 8 May 2003 2 comentarios

El Magic es un juego que me encanta porque cada carta modifica las reglas. Tenés que estar preparado para todo y dispuesto a perder el control o a tomarlo.
Cada carta tiene una ilustración y muchas son excelentes. Esta es de Roberto Bliss y es una de mis preferidas.

magic_pac.jpg

Esta otra es de Andrew Robinson y esa mujer detrás me recuerda un poco a las mujeres que pintaba Klimt.

magic_jm.jpg

El hecho de que las ilustraciones sean tan buenas, realmente no es menor. Por supuesto que las ilustraciones tienen relación con el nombre y la función de cada carta y con el color del mazo. Para que se entienda lo hermoso del juego, lo visual que es, les cuento que cada color tiene sus características: el negro usa magia negra, juega con los muertos; el rojo magia de fuego, con mucho poder de destrucción; el verde es magia de criaturas, de naturaleza, creación de vida; la blanca es magia blanca, curación; y la azul es magia pura, la más abstracta, magia que actúa sobre magia. También hay elementos (artefactos) fuera del esquema de colores. Para poder poner en juego una carta hay que utilizar energía (maná) que proviene del uso de tus Tierras.
Cuando jugás es un placer observarlas y te dan un contexto emocional, algunas te inspiran poder, otras paz. No es difícil identificarse con un mazo o varios; por suerte se pueden usar mezclados.

Etiquetas:

2 comentarios

  • faemino says:

    Que bueno.
    Yo jugaba a Magic allà por la tercera edición y The Dark, trabaje en una tienda del tema y me vicie mucho ya que es un juego muy bueno.

    Lo deje en Mirage y hasta aquel momento creo que era Quinton Hover el artista que más me gustaba.

    Respecto a Andrew Robinson es una mezcla de Gigger y Klimt 🙂

  • irene says:

    Que pena que en el sitio no tienen una entrada por ilustrador. Porque acá tengo una cantidad de cartas…
    Inquietante descubrimiento: en el mazo negro encontré al Escorpión del Abismo y a las Alimañas apestadas y el ilustrador se apellida Kirschner. Espero que no tengan nada que ver, lo único que nos falta son unas plagas y estamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *