Los usos de Nielsen 2

Ya habíamos comentado y vuelto a comentar los artículos de Carlos Scolari sobre la usabilidad. Ahora están siendo publicados en el WebLog de Dialógica, lo que posibilita la discusión. El tercer artículo es “La macdonalización de las interfaces (2). Flash: 99% mal?”. Yo aproveché a mandarle al autor mis observaciones, y lo que me contestó sigue a continuación.

Originalmente, yo le mandé:

Jueves, 20 de Marzo de 2003 18:46

Leí su artículo “Los usos de Nielsen: Para una crítica de la ideología de la usabilidad”, y el siguiente, “Sobre la macdonalización de las interfaces (1)”, y me parecieron excelentes. El primero me pareció impecable. Sin embargo, en el segundo ya no estoy tan de acuerdo con todo lo que dice… Si bien su lógica es perfecta al analizar y criticar a Nielsen, luego cae en el mismo tipo de generalizaciones que intenta criticar. En el párrafo final, dice:

“Por otro lado, si pensamos a la red digital como un ámbito de interacción donde es fundamental diferenciarse de los demás para ganar visibilidad, la violación de ciertas reglas se transforma en la principal herramienta en manos del proyectista.”

Aquí está generalizando sobre la necesidad de diferenciación. Yo disiento completamente en que la diferenciación sea siempre buena, y más aún, que ésta deba provenir necesariamente del diseño. Si voy a poner un aviso en los agrupados del Clarín, me interesa que mi aviso destaque completamente con respecto a los otros, debido a que debe parecer el más importante. En Internet son demasiados los sitios “protagonistas” que te gritan su presencia como si así fueran a aparecer más arriba en una búsqueda del Google. Soy usuario de Internet hace muchos años (muchos para los que tiene Internet) y siempre he buscado contenido. Las páginas que visito son las que me ofrecen el dato o el servicio que necesito (desde una consulta técnica hasta comunicarme con alguien con mis mismos intereses, pasando por obtener la receta del Pollo Teriyaki). Los sitios muy llamativos me suelen provocar la sensación de algo inapropiado y pretencioso. ¿Sería más llamativa una sucursal de Banco Río si sus empleados se vistieran de payasos y las paredes estuvieran llenas de globos? Ciertamente que sí, pero ¿por qué necesitaría llamar tanto la atención un banco? Creo que es importante evaluar la relevancia de la diferenciación… Esto es muy difícil para cualquier diseñador, porque hacer un sitio que no destaca deja un sabor a tarea no cumplida. Aunque puede en realidad ser lo contrario, si se hizo bien.

Espero que encuentre útil mi crítica.

Atentamente,
Guillermo Prandi

Él me contesta:

Martes, 01 de Abril de 2003 05:27

Hola, disculpá la demora, generalmente respondo los mensajes al toque, pero en este caso era necesaria una reflexion, lo cual ocupa tiempo …. Vayamos por partes….

Respecto a la DIFERENCIACION: mi lectura de este fenómeno es profundamente semiótica (y por lo tanto lingüística) … sólo donde hay una DIFERENCIA existe SENTIDO, hay gatos NEGROS porque existen gatos BLANCOS (o de otros colores), si estamos en GUERRA es porque antes estabamos en un momento de PAZ, lo que diferencia a un PERR-O de una PERR-A, además del sexo, es ese fonema que cambia al final de la palabra … Ahora bien, si queremos “ganar visualización” o pretendemos que nos reconozcan como diversos de frente a nuestra competencia, debemos abrir una brecha, generar la diferencia, o sea crear sentido.
Dicho esto, pasemos a la web. No es necesario “gritar la presencia” para diferenciarse: a veces uno puede “bajar el tono” o presentar un estilo más austero para diferenciarse!! Un ejemplo: de frente a search-engines que ofrecian cada vez mas servicios e informaciones (Yahoo, Lycos), Google los remató con una propuesta simple y austera. Se diferenció de ellos “sin gritar”, ofreciendo aparentemente menos pero de manera más simple.

Veamos el caso del Banco: cómo se diferencia un banco de su competencia? Todos los bancos, en realidad, venden lo mismo: depositos mas seguros, buenas tasas de interes, creditos,etc. Ahora bien, las diferencias aparecen -pienso en la publicidad y el branding de cada uno de ellos- en el imaginario que construyen en su comunicacion: algunos ofrecen rapidez y eficiencia, otros apuntan a valores como la seguridad, el futuro, etc., otro puede hacer hincapié en la inmediatez y ubicuidad de los servicios on-line, etc, etc. Lo mismo se reproduce en ambito digital: cada banco intentará “trasladar” este imaginario a la pantalla. Cómo lo hace? No solo jugando con la gráfica o los contenidos, sino tambien con la interactividad. Desde mi perspectiva la interactividad no es un elemento mas del coctel multimedial, sino la cuestion mas importante. Por ejemplo Amazon, con la compra con el sistema “One-CLick” (que te evita un monton de pasos intermedios a quien ya esta registrado en la empresa), apostó a diferenciarse de otros sistemas de e-commerce trabajando a nivel de la interacción.
O sea: para diferenciarse no es necesario usar Flash, sino trabajar a nivel de la interaccion, quizás inventando nuevas formas de interactuar, reduciendo secuencias, en sintesis, identificando otras gramáticas de interaccion.

No creo que toda la gente que navega en la red “busque informacion”: muchos entran en Internet para jugar, vivir nuevas experiencias, etc. Esa vision de la red como un gigantesco database -que modeló el imaginario de la red en los primeros años- creo que esta caducada; a esto se agrega la cuestion del mobile, la posibilidad de entrar a la red desde multiples dispositivos y, lo repito, no siempre para obtener un dato en tiempo real. De todos modos, mas alla de que el objetivo de la interaccion sea buscar datos o divertirse, creo que la ruptura es un elemento importante.

A veces, para diferenciarse, puede ser necesario hacer más dificil la interaccion …. como en los videogames. Si uno trabaja para un target mas joven (con otras competencias interactivas) y el objetivo del sitio no es “dar informacion” sino crear una interfaz inmersiva para “atrapar” al navegante en el imaginario de una empresa (me imagino una web de una empresa como Nike o Pepsi), entonces todos los criterios de usabilidad pueden ponerse en discusion: muchos videogames son la negacion de la usabilidad, esconden sus dispositivos de navegacion al jugador (quien tiene que descubrirlos y reconstruir la gramatica de ese juego en particular). Lo mismo puede hacerse en la web para DIFERENCIARSE de los demas.

La red es demasiado joven como para pensar en standards fijos: si bien en cierto tipo de sitios no conviene patear el tablero -por ejemplo cuando un cierto tipo de servicio se ofrece de igual manera y la gente lo reconoce como un standard-, no podemos quedar atados a esquemas (como pretenden los gurues de la usabilidad). Sin embargo, en un medio en pleno desarrollo es dificil pensar que lo que hoy es standard mañana lo siga siendo … y son justamente los que se arriesgan a romper los codigos, a crear la DIFERENCIA, los que van modelando las transformaciones de la red.

Bueno, estas son mis reflexiones a partir de tus interesantismos y movilizadores comentarios… Donde encontraste mi articulo? En Enredando? Lo pregunto porque en el weblog rosarino www.dialogica.com.ar los copiaron, y ese tambien puede ser un ambito de debate. Un saludo cordial, seguimos en contacto,

Carlos

Finalmente (por ahora), ésta es mi respuesta a su respuesta:

Martes, 1 de Abril de 2003 19:42

¡Hola! Gracias por tu respuesta. Entiendo lo que ves con respecto a la diferenciación, pero creo que al Banco Río le conviene más diferenciarse en servicio, rentabilidad, confiabilidad, etc., antes que sólo en la imagen. Esa es una crítica que hago habitualmente a los diseñadores… siento que ven al diseño como el todo, y el diseño, a mi modo de ver, sólo acompaña al todo. El eufemismo “el medio es el mensaje” es una forma de llamar la atención sobre la terrible importancia del diseño sobre cualquier mensaje, pero eso no elimina al mensaje en sí. Ni siquiera en una revista sobre diseño (como por ejemplo, Tipográfica) el diseño de la revista es el todo, ya que tenés un contenido para informarte, notas, etc. Lo que quiero decir es que la diferenciación muchas veces no tiene por qué venir desde el diseño, y a veces no debe venir del diseño.

Aprovecho a comentarte lo que se me ocurrió al leer tu siguiente artículo (“Flash: 99% mal?”). Me parece que hay que tener mucho cuidado de no caer en la trampa del televisor. Hay muchos sitios cuyo único fin es presentar un producto y ya. Para esos sitios, un diseño llamativo y diferente es lo más adecuado, como en el sitio de Balthaser (aunque siempre me pregunto… ¿cómo cornos le digo a alguien por mail que vea una parte específica de su site…? ¿tengo que hacerle un mapa de cómo llegar? ¿por qué no puedo mandarle un link?). Pero hay una tendencia en los diseñadores de hoy en día a sobreutilizar el Flash y el contenido “multimedia” como si de MTV se tratara. Vemos Flash hasta en la sopa. Además, muchas empresas solicitan precisamente eso, porque no pueden ver Internet como algo diferente de un televisor. El 99% de los sitios que no ofrezcan algo concreto, aunque tengan un diseño novedoso y diferente, tienen pocas chances de que alguien repita la visita. Google ofrece (IMHO) el mejor buscador de Internet. Clarín ofrece noticias actualizadas. Amazon ofrece miles de productos. Algún sitio que no tiene otra cosa que ofrecer, tendrá un jueguito on-line (ofrece ocio y entretenimiento). Nadie vuelve a Google porque tiene un diseño novedoso por lo sencillo, sino porque ofrece un servicio realmente útil. Por otra parte, los sitios con un desmedido contenido en Flash tienen muy reducidas sus posibilidades de que alguien los visite por medios distintos a un link directo, ya que no van a figurar en buscadores como Google con el suficiente ranking o con la suficiente especificidad. Por ejemplo, un sitio que ofrece desarrollos para CRM (Customer Relations Management) tiene más posibilidades de éxito (captar hits de gente interesada) si incluye alguna nota desarrollando el concepto de CRM, qué es, qué esperar de él, etc., ya que alguien buscando en Google u otro buscador lo va a encontrar por “qué es CRM” con un alto ranking. Desgraciadamente, pese a la discusión teórica, una de las razones que llevan a los diseñadores que hacen sus primeras armas en Internet a volcarse hacia el Flash es la frustración que sienten al no entender el funcionamiento del HTML (lo más difícil es aceptar que los tamaños relativos no son constantes. Generalmente se diseña a “ancho fijo”, como si se tratara de diseño sobre papel). Incluso el sitio de Look and Feel, aunque está hecho en Flash, desaprovecha la capacidad de auto-scaling del producto y se ve chiquitito en monitores con alta resolución (1280×1024 en adelante). Yo me doy cuenta, por la profundidad de tus comentarios, que vos no caés en el engaño de la internet-televisión, pero me pareció necesario puntualizar (para equilibrar) sobre este punto de vista. Te digo que espero con ansias un “La macdonalización de las interfaces (3)”.

Te encontré por medio del WebLog de mi esposa (Buenos Aires de Diseño). Ella a su vez vio tu artículo en en.red.ando. Si no te parece mal, voy a dejar una copia de la conversación en el primer WebLog, ya que es como que le debo cierta fidelidad. 😉

Guille

¡La cosa viene interesante!

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *