Más perdida que encontrada

Estuve tratando de encontrar cuál es la norma de diseño para las facturas tipo C.

Encontré este anexo, que no sé si está actualizado ni si pertenece al caso que necesito (al final de la página hay un ejemplo de factura C). No lo obtuve por el buscador de la AFIP, si no por Google. De hecho, habiendo encontrado ese documento, traté de buscar más en el sitio de la AFIP en la búsqueda general. Pensé que usando la terminología correcta obtendría varios documentos con diferentes grados de actualización, y así encontrar exactamente lo que busco. Pero si no ponía el operador lógico (*) AND, no encontraba nada. De locos. Más precisamente, poniendo el título TIPOS DE COMPROBANTES, sin comillas y en mayúsculas como lo encontré, no obtenía ningún resultado. Tuve que poner tipos AND comprobantes para poder obtener algo. Increíble. Nada peor que saber exactamante qué documento buscás y no poder encontrarlo a través de la búsqueda del sitio.

Más allá de los detalles, me topé con interfaces como ésta, ésta y ésta, todas muy diferentes entre sí y en el mismo sitio. No sólo tienen problemas de identidad, si no que no brindan funciones equivalentes.

Hace poco diseñé la interfaz de un sitio de estadísticas, lo que me hizo ver lo importante que es diseñar la búsqueda; sobre todo cuando la base de datos tiene información compleja. Es necesario pensar qué funciones ofrecer al usuario y cómo debe devolverse la información.
Hay algo importantísimo para cualquier diseño: no hay un solo tipo de usuario. No existe una sola necesidad ni un solo usuario modelo, sino que hay más o menos variedad en los requerimientos de los usuarios a los que nos dirigimos. Incluso un mismo usuario no busca siempre lo mismo ni se contenta con el mismo tipo de resultado en distintos momentos.
Rosenfeld y Morville decían en Arquitectura de la información para el www:

“Muchas investigaciones indican que los usuarios de sistemas de información no son miembros de un público monolítico de pensamiento uniforme que quiere las mismas clases de información entregadas de la misma forma. Algunos sólo quieren un poco de ella; otros desean datos detallados sobre todo lo concerniente a un tema. Algunos solamente quieren la información más precisa y de mayor calidad; a otros no les interesa mucho la fiabilidad de la fuente. Algunos esperarán para obtener resultados; otros necesitaban la información ayer. Algunos se ponen felices con cualquier dato, sin importarles cuánta información importante estén perdiendo en realidad. Las necesidades y expectativas de los usuarios varían mucho, de modo que los sistemas de información que les presten servicios deben reconocer, distinguir y adecuarse a esas distintas necesidades.”

Siempre trato de dar algun ejemplo positivo para aportar a una posible discusión, aunque en este caso me está costando mucho. Les doy sólo dos ejemplos con los cuales me siento satisfecha: Google, Google búsqueda avanzada y Corbis, búsqueda avanzada de imágenes.

(*) Para buscar hay tres operaciones básicas (el operador puede ser diferente en cada buscador; de hecho en Google es un poco diferente):
AND se usa para encontrar 2 palabras en un mismo documento, por ejemplo con diseño AND weblog AND buenos AND aires tal vez encuentres este weblog.
OR para encontrar páginas con cualquiera de los términos; es útil cuando existen maneras equivalentes para referirse a lo mismo, por ejemplo “buenos aires” OR “bs. as.” OR baires. Con las comillas indico que las dos palabras tienen que estar juntas y en ese orden.
NOT o para encontrar documentos que no contengan un término; por ejemplo, si busco información en español sobre Frida Kahlo pero no quiero nada sobre la película, pongo “frida kahlo” -película.

Etiquetas:

5 comentarios