Muerte al Power Point

Hay como una especie de manía por adjudicarle a conocidos autores textos en los que confiesan que si volvieran a vivir lo harían de otra manera. Y por lo que se ve, este deseo hace que olviden su característico estilo para pasar a escribir aburridores consejos.
La tipología del mensaje apócrifo no se estudia en ninguna institución sino que se aprende en la facultad de la vida. Ese sabor berreta inconfundible se logra primeramente con el uso del Power Point. Absolutamente indispensable.
En el caso que muestro no se usa la tipografía Comic Sans (cómo me han fallado, muchachos), pero revela un fondo de un símil cuerina o textura desagradable que es una maravilla. Tiene que utilizar frases en las que se invierta el sentido de manera reveladora al cambiar el orden de las palabras.
Por supuesto no pueden faltar, o mejor dicho DEBEN faltar acentos, comas y apertura de signos, errores que ningún escritor puede cometer tantas veces en un mismo párrafo.
Y para terminar, nos ilumina con el mayor conocimiento al que podemos acceder: la importancia de continuar con la cadena.
Seguro que lo escribió García Márquez, sí, sí.

Etiquetas:

5 comentarios

  • JuanPablo says:

    esos textos deberían reenviarse (al que nos lo mandó) con un bonito virus.

  • fede says:

    el que desarrollo el Powerpoint nunca imagino que seria utilizado para:
    Mensajes de amor
    Chicas/os sin ropa, o con poca
    Cadenas estupidas de mensajes que te quieren cambiar la vida.

    antes cuando llegaba un power lo abria, hoy se que no viene nada serio, que es un mail muy pesado que me trabo la casilla.

    se sigue usando para trabajar?

    creo que nadie lo sabe o si?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *