Pre supuestos

Irene 19 Abr 2004 25 comentarios

Hay cosas que se supone uno DEBE saber y nadie te las dice.
Cuando yo empecé no tenía idea cómo hacer un presupuesto y me puse a pensar qué sería lógico y pertinente incluir. Decidí detallar el trabajo que iba a hacer. Por ejemplo en una marca, qué factores tecnológicos tengo en cuenta, qué material entrego al terminar el trabajo, etc. Es tan sencillo como decir qué es lo que voy a hacer. Parece obvio pero nunca nadie me lo dijo y de a poco fui agregando detalles. También es importante detallar qué es lo que no está incluido (ej: programación, impresión, escaneados, ilustraciones), cuáles son las etapas y cómo se va a hacer el pago.

Creo que estos consejos pueden ser muy valiosos cuando uno recién empieza como free-lancer y normalmente no tienen respuesta desde la facultad.

En el sitio de la UDGA hay un contrato tipo para sitio web, para tener como referencia a la hora de redactar el propio.
En foros del web recomiendan otro para el desarrollo web y otros modelos de contratos, ambos según la legislación Española.

Cuánto cobrar es una duda clásica.
El método más conocido propone calcular un sueldo anual en base a los gastos y al sueldo deseado (incluyendo vacaciones, aguinaldo, monotributo). En el tutorial Análisis presupuestal lo desarrollan y nos ofrecen una planilla para calcularlo. En
¿Cómo hago para fijarle un precio a mi trabajo? hay tres maneras similares de cálculo para obtener el valor en horas o días.

Otra manera de poner un número es conocer las tarifas que otros colegas cobran por un trabajo similar. Esto es útil como referencia para no quedarse fuera del mercado, pero a la larga los números no cierran. En nuestro país muchos regalan su trabajo por desesperación y esto atenta contra la calidad de nuestra producción y nuestra salud mental. Trabajar de esta manera es insostenible.

Si buscamos otra forma de pensar un presupuesto, Carlos Carpintero nos da algunos consejos que pueden replantear nuestra manera de valorar nuestro trabajo. En su artículo Algunas sugerencias sobre la gestión y relación cliente / diseñador, nos recomienda tener en cuenta el valor que suma nuestro trabajo para nuestro cliente. Además nos aconseja saber escuchar, no presupuestar en el aire, trabajar con un contrato o presupuesto detallado, cobrar un anticipo.

Hacer un buen presupuesto y/o contrato no es sólo una cuestión formal, sino que habla de cómo nos vemos como profesionales y marca la relación con nuestro cliente. Es un paso inevitable para una relación profesional seria, que beneficia a ambas partes porque deja claras las reglas del juego y ayuda a que a la larga la relación sea más cordial.

25 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *